Estúpidos, no se ofendan

El origen de la estupidez

La palabra estupor viene del latín stúpeo, stupere, stúpui.

O sea, de la sensación de sorprendernos, de quedar maravillados.

Del estupor llegó el estúpido, el que mostró en público su estupor.

Un día a alguien se le ocurrió que el estupor público no estaba bien.

Ese día estúpido adquirió una connotación despectiva, y se volvió insulto.

Por eso nos enseñaron que debíamos ocultar nuestro estupor.

Por eso nos ofendemos ante el halago de una virtud.

Y por eso hoy aspiro a ser muy estúpida... Y a rodearme de mucha estupidez.

________________________________________________________

[Gracias al estúpido que me descubrió este origen en www.elalmanaque.com]

[#TieneCAJONES que aún no me sigas en FacebookG+ y Twitter]

¡Comenta aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s