Año Nuevo: Séis países que tienen algo que enseñarnos

Doce uvas, buenos propósitos, mensajes en cadena…. y alguna que otra conversación con la almohada el día uno de enero antes de irnos a dormir.

¿Por qué no arrancar este año inspirándonos en otras costumbres?

Cómo lo celebran y qué podemos aprender

  • 1.- En Mongolia: honrar a los mayores

    • En el año nuevo mongol, entre enero y marzo, se celebra el Tsagaan Sar o Mes Blanco, en el que las familias honran a los más mayores. Se saluda a padres y abuelos con un gesto llamado zolgokh, con el que se pasan un pañuelo azul o blanco de seda que representa el cielo despejado y la pureza del alma.Hijos y nietos pronuncian palabras de respeto a sus mayores y recuerdan su sabiduría, su compasión y su generosidad. La celebración y el banquete dura un día, pero la costumbre de honrar a los mayores (también profesores, amigos de la familia o compañeros de trabajo)  se prolonga unas semanas más.
    • ¿Cómo aplicarnos el cuento? Aunque no celebremos el Tsagaan Sar, podemos dedicar un tiempo a pensar quiénes somos y gracias a quién.
  • 2.- En Indonesia: un día para el silencio

    • En el año nuevo lunar de Bali (marzo, abril), se celebra el Día del Silencio o Nyepi. El calendario religioso belinés dedica el primer día del año nuevo al silencio y a la contemplación, con el objetivo de purificar y facilitar un nuevo comienzo. shhhTras una noche de fiesta, se amanece sin actividad. Nadie trabaja, nadie usa coches, ningún avión despega ni aterriza. Hay silencio. Así, dice la tradición, se engaña a los malos espíritus haciéndoles creer que Bali ha sido abandonada, para que se abstengan de pasarse por allí. Ese día se dedican a reflexionar, liberar la mente de las distracciones mundanas y comenzar el año sintiéndose frescos y renovados.
    • ¿Cómo aplicarnos el cuento? Vivimos rodeados de ruido y distracciones (gente, tráfico, móviles, publicidad). El barullo complica que nos escuchemos a nosotros mismos, que nos preguntemos cómo nos va. Sin vivir en Bali es complicado imponer el silencio para arrancar el año, pero siempre podemos copiar la tradición a nuestro modo. Buscar un lugar tranquilo y dedicarnos un rato de silencio, sin Internet, sin móvil, sin televisión. Solos, con nosotros mismos. Poniendo en orden nuestras prioridades para este 2015. 
  • 3.- En Vietnam: un homenaje a aquel profesor

    • En vietnam, el Tet o Año nuevo lunar (enero-febrero) es la celebración más señalada del año. Dura tres días: los dos primeros se reservan a la familia y amigos y el tercero es para los profesores. La gente reconoce la influencia que tuvieron en sus vidas y reserva un hueco para visitarlos y llevarles un regalo de agradecimiento.

      (En otros sitios se dice que en el tercer día se visita también a compañeros de trabajo y amigos y se dedican ofrendas a familiares fallecidos).

    • ¿Cómo aplicarnos el cuento? Tendrás seguro más de un mal recuerdo de aquel profesor que te tenía manía o de ese otro que parecía no tener ningún interés por enseñar, pero en el pasado encontrarás también a esa persona (profesor o no) que te motivó con una idea, que te enseñó algo que nunca has olvidado o que pronunció esa frase que todavía hoy te viene a la mente alguna vez… No es fácil hacérselo saber, pero siempre queda reconocer su impacto positivo y conservarlo en tu memoria. Que no nos cueste tanto decir gracias. O al menos pensarlas.
  • 4.- En China: ordenar tu casa, ordenar tu mente

    • Las familias chinas limpian de arriba abajo sus casas para dejarlo todo a punto ante la llegada del nuevo año lunar (enero-febrero). Es un símbolo de orden no solo externo sino también interno. Una sensación de claridad, de estar preparado para renovarse, de dejar un hueco para los nuevos propósitos.
    • ¿Cómo aplicarnos el cuento?: ¿Qué tal ordenar tu casa para facilitar el orden dentro de tu cabeza? Que barrer el suelo suponga barrer lo que sobra en tu mente, en tu lista de preocupaciones, en tus relaciones, en ti. 
  • Más China: contar hasta tres antes de hablar

    • El Día de la Disputa, Chi Kou, que literalmente significa Boca Roja, se celebra el tercer día del año lunar (enero-febrero). Ese día los chinos lo reservan para disfrutar de 24 horas de tranquilidad. Se suspende toda celebración  y la costumbre es quedarse en casa (en algunos casos ir a los templos) para recuperar la armonía interior. Los chinos consideran que demasiado a menudo hablamos sin pensar. Comparan las palabras con el agua: cuando se derraman, ya no se pueden recoger. Por eso honran la pausa que existe entre el impulso de decir algo y su expresión.silencio
    • ¿Cómo aplicarnos el cuento? Dado que a menudo soltamos por nuestra boca lo primero que nos viene a la cabeza, sin pensarlo dos veces, podemos aprender del Chi Kou y empezar a contar hasta tres. La próxima vez que sintamos el impulso de decir algo que no deberíamos, hagamos una pausa. ¿Realmente quiero decir eso que estoy a punto de decir? Un, dos, tres…
  • 5.- En Israel: paciencia

    • El día 15 del mes judío de Shevat (enero-febrero) se celebra en Israel el festival de Tu BiShvat (Año nuevo para los árboles), que cae en enero o en febrero según la fecha que corresponda al calendarío judío. tubshavat1.big[1]Los israelíes plantan árboles ese día, como símbolo de esperanza en el futuro. Los niños cantan canciones al almendro y comen dátiles, nueces y albaricoques, para fomentar la conservación y para comprender que la naturaleza necesita su tiempo. Que aunque plantes una semilla en invierno no brotará hasta primavera y puede que el árbol necesite años para dar su primer fruto.
    • ¿Cómo aplicarnos el cuento? Funcionamos con prisa. Acostumbrados a lo instantáneo, nos impacientamos si algo nos hace esperar. Un minuto sin respuesta nos parece una eternidad. Las tradiciones naturales nos pueden enseñar acerca de la necesidad de recuperar la paciencia. Que en la vida no todo es para ya. Y que a veces hay que esperar para ver cómo, al final, nuestro esfuerzo sí da su fruto.
  • 6.- En Indonesia: siempre aprender

    • [Foto: gorgeousbali.com]

      [Foto: gorgeousbali.com]

      En este caso no es una celebración de principio de año sino más bien de despedida del anterior. Pero no está de más conocerla por si queremos aplicárnosla de alguna manera. El último día del calendario belinés Pawukon, se celebra en Bali el día del Saraswati (la Diosa del Conocimiento). Los niños y los profesores se visten con atuendos ceremoniales y en las escuelas y en los templos se rezan oraciones en honor de la diosa de la sabiduría. Se bendicen los libros y, aunque la tradición dice que ese día no se puede leer ni estudiar, no existen límites para la adquisición de conocimiento. Es un compromiso con el aprendizaje de por vida.
    • ¿Cómo aplicarnos el cuento? Aunque no nos pongamos ningún atuendo de fiesta ni recemos a la Diosa Saraswati, quizás sea el momento de proponernos algún objetivo relacionado con el conocimiento: leer más, apuntarnos a ese curso, hacer ese viaje a un lugar aún desconocido… o, por qué no, estar abiertos a nuevos intereses, dispuestos a desarrollar nuevas habilidades, despiertos para descubrir nuevos talentos que ni siquiera sabíamos que teníamos… En definitiva: que nunca dejemos de aprender. Tampoco en 2015.

[Happy, Secretos para la felicidad a través de las culturas del mundo. Lonely Planet]

[#TieneCAJONES que aún no me sigas en FacebookG+ y Twitter]

¡Comenta aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s