Entonces las personas bilingües ¿tienen doble personalidad?

idiomas_pensamientos¿Soy la misma persona cuando hablo en español que cuando hablo en inglés? ¿Pienso igual? Por lo visto, no.

Parece ser que cuando una persona aprende un nuevo idioma inconscientemente está adquiriendo también otra forma de ver el mundo.

Según el economista Keith Chen,  el idioma con el que hablas determina tu manera de pensar, tus decisiones y la manera en que construyes tu realidad. Por ejemplo:

  • La izquierda y la derecha

    • En las lenguas aborígenes no localizas un objeto diciendo que está a la derecha o a la izquierda, sino indicando que está en el este o en el oeste. Y los hablantes de estas lenguas, claro, saben dónde tienen el Norte… no como yo.
    • Según Keith Chen, estas personas tienen mejor orientación espacial porque han incorporado los puntos cardinales en su vocabulario habitual.
    • Y, añade: el conocimiento espacial influye también a la hora de pensar en términos más abstractos (tiempo, moralidad, emociones…) ¿Supone eso que como los Pormpuraawans piensan diferente acerca del espacio, piensan distinto también acerca de otras cuestiones más profundas?
  • Números exactos

    • Los Piraha, una tribu de Brasil. evitan las palabras que hacen referencia a números (prefieren decir “mucho” o “poco” que cifras concretas). Por eso son menos capaces de trabajar con cantidades exactas.
  • Buscar culpables

    • En inglés siempre hay culpables, incluso cuando haya sido un accidente. En español no solemos personalizar: “se ha roto un vaso”, decimos, como si el vaso se hubiera roto a sí mismo. Keith Chen defiende que recordar quién ha roto un objeto es más fácil para alguien de habla inglesa que para un español. Y que eso podría derivar en diferencias de justicia penal, causalidad, culpabliidad y castigo entre ambos países.
  • Distinguir colores

    • El pueblo indígena zuñi tiene problemas para distinguir el naranja del amarillo porque usan la misma palabra para referirse a él; sin embargo, los hablantes de ruso, que tienen una palabra para referirse al azul oscuro y otra para el azul claro, son mucho mejores que otros diferenciando estos tonos.
  • Cuestión de género

    • En hebreo utiliza  muchos marcadores de género; al contrario del finés.  Se ha probado que los niños que hablan hebreo conocen su propio género un año antes que aquellos que crecen hablando finés. (Los hablantes de inglés, por ejemplo, estarían entre una cosa y la otra.)
  • Si hablas en futuro… ahorras menos

    • ¿Qué tienen China, Estonia y Alemania que no tengan India, Grecia y Reino Unido? El ahorro. Los alemanes ahorran más que los británicos. Los estonianos y los chinos, más que los griegos y que los indios. ¿Qué conduce a unos y a otros a ahorrar más o menos? Habrá muchos factores que lo determinen, claro está, pero lo que Keith Chen defiende es que uno de esos factores es el lenguaje. 
    • En China dirán “ayer llueve”, “ahora llueve”, “mañana llueve”. Nosotros diremos “ayer llovió”, “hoy llueve”, “va a llover mañana” o “lloverá el año que viene”.  Y, en teoría, los hablantes de las lenguas que más tiempos verbales futuros utilizan, ahorran menos (invierten menos en el futuro), se jubilan con peor estado de salud, fuman más, practican más sexo de riesgo y tienen más obesidad. Así sucede incluso teniendo en cuenta el nivel de desarrollo, la demografía, las religiones y demás factores que también podrían explicar las diferencias.
    • Para reafirmar su teoría Keith Chen se fijó en las predicciones meteorológicas, porque consideró que eran un buen ejemplo de cómo una lengua se refiere al futuro. Y, efectivamente, la reafirmó.
    • Tiene sentido: si diferencias mucho el futuro del presente, lo alejas de ti y,por tanto, te preocupas menos de él.
  • Tengo un dilema moral en otro idioma

    • Hay quien incluso ha hecho estudios (ya no Keith Chen) para demostrar que ante el mismo dilema moral, tenemos diferente juicio dependiendo del idioma en el que pensemos sobre ello. Cuando lo hacemos en la lengua materna nos influye más la parte emocional al tomar decisiones que cuando pensamos en un idioma extranjero, que nos conduce a utilizar argumentos más utilitaristas.

Pero… si el idioma es algo que crean las personas para responder a sus necesidades de comunicación, ¿no tendría más sentido afirmar que la manera de pensar influye en el lenguaje y no lo contrario?

diccionariosEs difícil concluir si va antes el huevo o la gallina… ¿el lenguaje se limita a expresar nuestros pensamientos o más bien los pensamientos que queremos expresar son fruto de nuestro lenguaje?

Harían falta más estudios que manipulen el lenguaje para buscar efectos en el pensamiento. En ello se encuentran los científicos, en tratar de demostrar que nuestra concepción del tiempo, del espacio y de la causalidad podrían estar construidos por el lenguaje y que, por tanto, si se cambia la forma de hablar de una persona se cambia también su forma de pensar.

Interesante… ¿Le ves sentido o te parece que no tiene ningún fundamento?

[Fuente: blog.ted.com / vídeo Keith Chen / artículo de Keith Chen / artículo Lost in translation /

Estudio Your Morals depend on language, de Mariano Sigman, Universidad de Buenos Aires]

[#TieneCAJONES que aún no me sigas en FacebookG+ y Twitter]

¡Comenta aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s