Ahora lo entiendo todo: el disfraz

Como me ocurría con el texto de John Lennon y su media naranja, el cuento de la Tristeza y la Furia, de Jorge Bucay, es otro de esos textos a los que vuelvo cada cierto tiempo, ya sea por casualidad o ya sea de forma intencionada.

Nunca tengo la sensación de haberlo leído demasiadas veces. Más bien lo contrario, dentro de mí revive un nuevo eureka cada vez…

La tristeza y la furia

En un reino encantado donde los hombres nunca pueden llegar, o quizás donde los hombres transitan eternamente sin darse cuenta…

estanque_cuento_tristeza_furia_jorge_bucayEn un reino mágico, donde las cosas no tangibles se vuelven concretas…
Había una vez… un estanque maravilloso.
Era una laguna de agua cristalina y pura donde nadaban peces de todos los colores existentes y donde todas las tonalidades del verde se reflejaban permanentemente…

Hasta ese estanque mágico y transparente se acercaron a bañarse, haciéndose mutua compañía, la tristeza y la furia.
Las dos se quitaron sus vestimentas y desnudas las dos entraron al estanque.
La furia, apurada (como siempre esta la furia), urgida -sin saber porqué- se baño rápidamente y mas rápidamente aun, salió del agua…
Pero la furia es ciega, o por lo menos no distingue claramente la realidad, así que, desnuda y apurada, se puso, al salir la primera ropa que encontró…
Y sucedió que esa ropa no era la suya, sino la de la tristeza…
Y así vestida de tristeza, la furia se fue.

Muy calma, y muy serena, dispuesta como siempre a quedarse en el lugar donde está, la tristeza terminó su baño y sin ningún apuro (o mejor dicho, sin conciencia del paso del tiempo), con pereza y lentamente, salió del estanque.
En la orilla se encontró con que su ropa ya no estaba.
Como todos sabemos, si hay algo que a la tristeza no le gusta es quedar al desnudo, así que se puso la única ropa que había junto al estanque, la ropa de la furia.

Cuentan que desde entonces, muchas veces uno se encuentra con la furia, ciega, cruel, terrible y enfadada, pero si nos damos el tiempo de mirar bien, encontramos que esta furia que vemos es sólo un disfraz, y que detrás del disfraz de la furia, en realidad… está escondida la tristeza.

– Jorge Bucay –

“Ahora lo entiendo todo”, pensé la primera vez que me leí la historia de este estanque. Y desde entonces, cada vez que me cruzo con la furia (propia o ajena), reaparece la sospecha…

¿Será un disfraz?

Compártelo si tú también crees que el cuento de Bucay merece una reflexión.

[#TieneCAJONES que aún no me sigas en FacebookG+ y Twitter]

2 comentarios en “Ahora lo entiendo todo: el disfraz

    • ¡Hola Ana!
      Sí, yo me he leído un par y la verdad es que tiene algunos cuentos que no dejan indiferente. Este de la furia es el que recuerdo siempre, pero echaré un ojo porque no era el único que merecía la pena compartir. Y así hago memoria 🙂
      ¡Muchas gracias por el comentario y feliz semana!

      Me gusta

¡Comenta aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s