Hasta que quepáis los domingos

Hola papá. Hola mamá.

Os voy a enseñar un anuncio que me ha enternecido un poquito.

Habla de vosotros. De los padres de la gente de mi generación.

Bueno, en realidad habla de tener 20 años. Pero me vais a permitir que me suba al carro. Tampoco hace tanto que los cumplí. O eso al menos me empeño en pensar….

 

Ya. Sé que habéis asentido cuando esa mujer ha dicho que estamos atontados con el teléfono. Me lo he imaginado. Pero ¿veis?, no es nada personal. Nos atontamos tanto o más con vuestras frases perfectamente estructuradas del whatsapp. Y con la sucesión de emoticonos con la que meticulosamente decoráis cada conversación. No, mamá, no voy a cenar. iconos_cena_whatsapp

Ya. Que es que ya ni para cenar pasamos por casa  De eso también hablan en el vídeo. Pero no es que en casa no estemos a gusto. Es solo que el nido a veces se nos queda pequeñito. Por eso salimos tantas veces a volar.

Ya. Que no veis el momento del vuelo definitivo y que ya tenemos una edad. Lo sé, mamá. Pero eso díselo a mis jefes. En la casa a la que puedo aspirar con mi sueldo no cabríais los domingos.  (¿Te imaginas? Papá, mamá, hermano. Os invito a comer. Pasad, yo os espero en el descansillo. Es que en mis 27 metros cuadrados no entramos los cuatro ).

Ya. Que no tiene ninguna gracia.  “Pero vienes con una sonrisa”, decía una madre del vídeo. “Esta niña de dónde saca las ganas y las fuerzas”, se preguntaba. Pero cómo no nos vamos a reír. ¡Si esto es un chiste malo basado en hechos reales!

Ya, que sigues sin reírte. Que vosotros estáis preocupados. Por nuestros trabajos. Porque España no va bien. Por si me quedo a vivir en los 1000 euros para siempre. Por si nos explotan. Por si nos despiden. Por si estudiamos eternamente. Por si nos tenemos que ir.

Ya. Pues a ver si me explico. Tengo una amiga adicta a Infojobs. Otra pagando por trabajar. Otra que se acaba de marchar fuera. Creedme: nos preocupa. Y en primerísima persona del plural.  Es solo que nos negamos a perder la esperanza. Supongo que a eso también se aprende en casa. Y supongo que es lo mejor que se puede enseñar.

“Que sí, mamá, que lo voy a conseguir”.  Le decía su hija a una de las protagonistas del vídeo. Claro que sí. Unos y otros. Saldremos adelante. Si de algo estamos orgullosos es de sentir que estáis orgullosos. Nada impulsa tanto como alguien más creyendo en ti. 

Bueno, y que papá me haga un sándwich corriendo a las ocho de la mañana porque he vuelto a quedarme dormida y me pone de mala leche no desayunar. Y que mamá rebose mis tuppers pensando que no me estoy dando cuenta de que es todo una estrategia para cebarme. Y que me empujaseis a prolongar mi Erasmus. Y que me animarais a estudiar la carrera con menos salidas del universo porque sabíais que estudiarla me haría la más feliz del universo.

Ya. Soy una mimada.  Es que, pese a mi edad, todavía veo lejos ese vuelo definitivo.

Pero no os preocupéis. Si la cosa sigue difícil, ya me buscaré yo la manera de despegar. Y quizás esa manera tenga 27 metros cuadrados. No importa. Lucharé por un descansillo inmenso. Con mesas y con sillas plegables. Porque si hace falta, cabremos allí los domingos. 

Porque sobran los lujos cuando de lo que se trata es de dar las gracias.

 

[Te las daré también a ti cuando me sigas en Twitter y en Facebook#TieneCAJONES  que aún no lo hagas]

3 comentarios en “Hasta que quepáis los domingos

  1. Pingback: Yo también tengo papitis | tienecajones

¡Comenta aquí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s